Perros libres vs perros felices

¿Crees que soltar a tu perro sinónimo de libertad o felicidad?

Llevo tiempo dándole vueltas a este concepto. ¿Es soltar a tu perro y dejar que «haga lo que quiera» sinónimo de libertad o felicidad?

Cuando conozco a nuevos alumnos, cada uno tiene su historia, sus miedos y sus dificultades para afrontar el día a día. No solo ellos, sino que, sus familias suelen estar desesperadas por no saber qué hacer.

libertad para elegir descansar

Todo esto viene de un gran desconocimiento hacia la especie, de que incorporamos un perro en la familia sin ser conscientes de qué es realmente un perro y cuales son sus necesidades como individuo. Me suelo encontrar con relaciones mal construidas, graves fallos en la manera de comunicarnos, herramientas erróneas, necesidades sin cubrir y un largo etc.…

Me encuentro con que la mayoría de perros viven sin ningún tipo de límite o con normas mal construidas, impuestas desde la intimidación y el miedo.

Uno de los mayores problemas que me encuentro, son perros que viven sin ningún tipo de norma o límite. Poner límites no significa inhibir al perro, ni encerrarlo en un cuarto o atarlo si no sabe parar.

Poner límites es la base para poder convivir libres y disfrutar el uno del otro.

Nosotros, los humanos, hemos metido a una especie a “convivir” con nosotros en un mundo que NO ES EL SUYO, sino el nuestro.

Y es nuestra responsabilidad cómo guías enseñar a nuestros perros a vivir en él.


Debemos enseñar al perro, por supuesto de forma amable (no creo en la educación basada en premios y castigos) desde pequeño qué puede hacer, cuándo y dónde. Por su seguridad y la de los demás.

  • ¿𝐄𝐬 𝐬𝐞𝐠𝐮𝐫𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐦𝐢 𝐩𝐞𝐫𝐫𝐨 𝐯𝐚𝐲𝐚 𝐬𝐮𝐞𝐥𝐭𝐨 𝐲 𝐥𝐢𝐛𝐫𝐞 𝐬𝐢𝐞𝐦𝐩𝐫𝐞?

NO, de ninguna manera, puede pasar cualquier cosa, un gato, un rastro de olor, comida en mal estado y terminar causando un accidente.

  • ¿𝐄𝐬 𝐦𝐢 𝐩𝐞𝐫𝐫𝐨 𝐟𝐞𝐥𝐢𝐳 𝐡𝐚𝐜𝐢𝐞𝐧𝐝𝐨 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐞 𝐝𝐚 𝐥𝐚 𝐠𝐚𝐧𝐚, 𝐦𝐨𝐯𝐢é𝐧𝐝𝐨𝐬𝐞 𝐩𝐨𝐫 𝐢𝐦𝐩𝐮𝐥𝐬𝐨𝐬 𝐬𝐢𝐧 𝐧𝐢𝐧𝐠ú𝐧 𝐭𝐢𝐩𝐨 𝐝𝐞 𝐚𝐮𝐭𝐨𝐜𝐨𝐧𝐭𝐫𝐨𝐥?

Definitivamente NO, los límites existen por algo. Ayudar a tu perro a ser capaz de autogestionarse, de controlar sus propios impulsos puede llegar a salvarle la vida.

Para mí, 𝐒𝐄𝐑 𝐋𝐈𝐁𝐑𝐄 es tener la capacidad de tomar decisiones siendo consciente de las consecuencias de estas.

  • ¿𝐃𝐞𝐛𝐨 𝐝𝐞𝐣𝐚𝐫 𝐞𝐥𝐞𝐠𝐢𝐫 𝐚 𝐦𝐢 𝐩𝐞𝐫𝐫𝐨?

Si, siempre que sea capaz de hacerlo y la decisión que está tomando no sea perjudicial para él o para el resto.

Si mi perro no sabe tomar decisiones, no sabe gestionarse a la hora de relacionarse, no sabe parar…. precisamente para eso estoy con él, para guiarle, acompañarle y ayudarle a tomar la opción correcta para él.

Poner normas y límites no es fácil, pero en mi opinión, es vital para poder convivir y disfrutar de esta convivencia ambas partes.


Felicidad perruna,
ya estoy listo para seguir

Un perro feliz es aquel que tiene sus necesidades como individuo cubiertas y es capaz de tomar decisiones que ayuden a su bienestar.

Pero sobre todo, es aquel que sabe que puede apoyarse en su guía en todo momento y caminan juntos.


MUCHAS GRACIAS POR LEER HASTA AQUÍ, estoy deseando conocer tu opinión ¡¡Estoy deseando leerte!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *